5 señales que dicen: “Eres ansioso/a”

5 señales que dicen: “Eres ansioso/a”

Puede que sufras de una de ellas o más.

1. Eres una persona que toma sus alimentos muy rápido, te cuesta disfrutar de la comida, sientes que debes ir a mil revoluciones por minuto para que el tiempo te alcance y no tomas el espacio adecuado para alimentarte.

2. Eres una persona que no vive el momento, si estas desayunando piensas en ¿cómo será tu cita con este cliente?. Si estas con tus cliente piensas en el siguiente paso y la propuesta para hacer. Si te encuentras en tu fin de semana, analizas como será toda la semana, las compras que debes lo que te falta y demás.

3. No duermes bien, mientras es la hora de dormir estás pensando que trae el día de mañana y tus actividades. Piensas en las reacciones de las demás personas frente a lo que vas a hacer, entre otros.

4. Quieres que otros siempre vayan a tu ritmo, no das espera ya que tus peticiones o requerimientos deben ser atendidos ya.

5. Tomas decisiones apresuradas y te desenfocas de lo que realmente quieres.

Consecuencias de estas señales

1. Sufres de enfermedades estomacales y dolores de cabeza.

2. Te pierdes de los mejores momentos al lado de quienes amas, olvidas fechas especiales, pasa desapercibidos los pequeños detalles de la vida. Un amanecer, una puesta de sol, la lluvia, el sol entre otros.

3. Vives cansado porque no tienes la suficiente energía, puesto que no tienes calidad de sueño. Recuerda que no es la cantidad de horas que duermas sino la calidad de este tiempo.

4. Puedes tener relaciones quebradas porque no todos hacen lo que esperas en el momento que esperas, lo cual te genera tensión y que haya espacios de comunicación poco asertiva.

¿Tengo cura si me idéntico con las causas o consecuencias?

Claro, y la clave es:

1. Vivir aquí y ahora. La vida son momentos que seguramente no se van a repetir así que disfruta, aun cuando sea crisis lo que pasa en tu vida.

2. Disfrutar tus platos favoritos, siente el aroma, el sabor, la textura. Que sea una experiencia así sea lo más sencillo que pruebes. Desconecta tu celular en ese momento y que sea un tiempo sagrado para ti.

3. Ordenar tus pensamientos antes de dormir, hablar a tu mente que es hora de un descanso. Recuerda que eres administrador del templo que es tu cuerpo.

4. Decidir valorar a quienes estén en tu vida, no sabemos que traerá el mañana así que vive con ellos deja tu celular y escúchalos son espacios de tiempo que agradecerás el día de mañana.

Un plan de acción para generar cambios en estos hábitos te ayudará a lograr de forma más efectiva lo que desees.