Consultó a un Coach y mira lo que pasó después.

Consultó a un Coach y mira lo que pasó después.

El Coaching es un arte que permite que las personas que lo toman y aplican consigan tres resultados básicos para tener éxito personal, tú puedes ser uno de ellos:

  1. Conocimiento de ti mismo: tus fortalezas, habilidades y oportunidades de mejora, entre otras. En resumen: “Elevar tu nivel de Consciencia”
  2. Herramientas de apoyo y procesos que te permitan seguir un paso a paso para lograr tus objetivos más importantes. Se trata de ti y tus intereses.
  3. Cambios en profundidad, con los temas anteriores puedes llegar a este último resultado. Porque no son cambios repentinos, se trata de modificar tu sistema de creencias, que son principios de acción; los cuales después se convierten en hábitos y se forman como estilo de vida.

Las personas que han consultado Coaches, lo hacen por varias razones, cada una muy personal e independiente, aquí te comparto de una Coachee que consulto conmigo y sus resultados.

“Durante varios años busqué encontrarme entenderme y aceptarme; en ese proceso conocí a algunos terapeutas, guías, y un sin número de métodos que te prometen “cambiar” para ser “feliz”, y nada funcionó pese a su efecto momentáneo al final de esos procesos volvía a sentirme como al principio. Conocí a Susan y decidí iniciar un proceso de Life Coach, para mí tenía claro lo que debía trabajar, pero no fue así. Susan me ayudó en este proceso a entender que los temas a tratar eran solo la capa superficial de varios años sin curar, de cosas sin soltar, de personas y situaciones sin entender a las que de un modo u otro atraje yo misma.

No entendía porque si era una ejecutiva exitosa no me sentía feliz. Este proceso me ayudó a entender que el valor está dentro, a aceptar las cosas que no puedo cambiar y comenzar a trabajar por las que sí puedo

He visto varios cambios producto de decisiones que me tomo años tomar y que no lo hubiera hecho sin haber trabajado en este proceso. No ha sido fácil varías veces estuve a punto de rendirme, aún hay veces que es difícil, pero con las herramientas que aprendí en el proceso vuelvo a tomar valor.

Por primera vez me siento completa, este viaje me llevo a conocerme a entenderme a nivel emocional, y aunque el viaje no ha terminado y aún tengo varias cosas en las que estoy trabajando para desarrollar, ahora me tengo a mi misma, estoy lista, emocionada y completa para avanzar…”